Materialidad y COVID-19 (Parte 2): Cómo gestionar los nuevos perfiles de consumo y de talento surgidos de la pandemia

La crisis sanitaria ha afectado de lleno a la materialidad de las empresas. Con la COVID-19 han cambiado radicalmente las relaciones laborales y, además, han surgido nuevos perfiles de consumidores. ¿Cómo puedes adaptarte a este nuevo escenario? Aquí van unos consejos.

Hasta ahora, los indicadores más relevantes para una empresa a la hora de captar y retener el talento eran la reputación interna, la diversidad, la brecha salarial o la calidad de las condiciones laborales; todos ellos, asuntos esenciales en la materialidad de las compañías.

Pero la pandemia ha cambiado radicalmente la manera en que las compañías deben gestionar sus recursos humanos. La transformación digital, y el cambio cultural asociado a ella, se han acelerado en un nuevo escenario de relaciones remotas.

Por eso, es casi obligatorio que los nuevos perfiles laborales se traduzcan en talento digital. Esto afecta a todos los colaboradores de la empresa: todas las áreas de un negocio deben adaptarse a la digitalización, lo que trae cambios relevantes en su cadena de valor. Aquí, el gran reto es cómo sacar partido a la tecnología sin descuidar el factor humano.

La transformación digital y el universo laboral

En este nuevo entorno digital, algunos indicadores, basados en estándares GRI, pasan a tener más relevancia que nunca. Sobre todo, los que están relacionados con la creación de empleo digno.

Por eso, es fundamental saber cuáles son los KPIs críticos en el universo laboral actual, tan marcado por las relaciones digitales. Un análisis de materialidad es una herramienta muy valiosa para que las compañías centren el tiro en esta búsqueda de indicadores clave.

El Plan España Digital 2025 establece 50 medidas agrupadas con las que impulsar el proceso de transformación digital del país.

Sin embargo, hay que tener en cuenta algo: trasformación y talento digital no son solo un fenómeno de gestión empresarial. Han pasado a ser temas estratégicos de primer orden en la nueva normalidad, ya que están muy ligados a los objetivos y proyectos del Plan España Digital 2025, que establece 50 medidas, agrupadas en diez ejes, con las que se pretende impulsar el proceso de transformación digital de nuestro país.

Nuevos perfiles de consumo

Al igual que ha ocurrido con los colaboradores de las empresas, la pandemia también ha generado nuevas especies de clientes. Ahora, los consumidores se han dividido en otras categorías, como pueden ser los que son más cuidadosos con el virus y los menos cautos. Esto condicionará, sí o sí, los nuevos, y muy diferentes, estilos de compra y de consumo, que es necesario atender.

Esta nueva realidad influye de manera decisiva en los análisis de materialidad de las compañías. Las organizaciones necesitarán herramientas capaces de integrar datos y variables muy diversas en sus sistemas de información. En ese sentido, plataformas como Sygris, basadas en el Low Code, son capaces de gestionar datos desestructurados, de fuentes muy diversas, a través de una sola aplicación.

Las organizaciones necesitarán herramientas capaces de integrar datos y variables muy diversas en sus sistemas de información.

Además, la metodología Low Code permite ahorrar tiempo y recursos en comparación con el desarrollo de software tradicional, algo importantísimo a la hora de reflejar los efectos de la COVID-19 en el análisis de materialidad. También, gracias a que prácticamente no exige la escritura de código por parte de los desarrolladores, se consiguen resultados más eficientes y precisos para implementar en la estrategia de sostenibilidad. ¿Quién da más?

Descubre todas las ventajas de Sygris para la sostenibilidad de tu empresa. Más información.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin