Cómo reportar tu información no financiera, paso a paso

Las leyes internacionales y nacionales obligan a las empresas a reportar su información no financiera. Pero, ¿cuál es la forma correcta de hacerlo? Estos son los pasos que debes seguir para publicar, de forma eficaz, los datos de sostenibilidad de tu negocio.

Desde hace algunos años, diferentes legislaciones (como la Ley 11/2018, que traspone la directiva europea) obligan a las empresas a reportar su información no financiera. ¿Por qué? Porque la divulgación de estos datos contribuye a medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las compañías y su impacto en la sociedad.

El concepto tiene mucho que ver con la sostenibilidad: el Estado de Información No Financiera (EINF) es un informe (de obligada presentación para muchas empresas) que incluye datos sobre cuestiones medioambientales y sociales, plantilla, derechos humanos o corrupción y blanqueo de capitales.

Este reporte debe incluir datos sobre cuestiones medioambientales y sociales, sobre el personal de la empresa, e información relativa a los derechos humanos.

La sostenibilidad se ha convertido en un punto fundamental de la estrategia corporativa de las compañías, con implicaciones legales y reputacionales. Así que es imprescindible saber cómo se reporta la información no financiera de manera eficaz. Te lo contamos paso a paso.

1. Haz un estudio previo de materialidad

Como empresa debes tener un impacto positivo en la comunidad en la que operas. Por eso, es imprescindible que tengas en el radar los temas más relevantes para tus grupos de interés. Y, también, aquellos que más impacto tienen a nivel social y ambiental. Para ello, necesitas hacer un análisis de materialidad.

2. Elige un formato de reporte

Existen tres modelos de documentos para reportar tus datos. Todos ellos exigen la misma claridad y trazabilidad en los datos:

Memoria de Sostenibilidad. Con un formato libre, explica y hace rendición de cuentas de los compromisos de tu empresa, bajo indicadores estandarizados internacionales.

Informe Integrado. Liga los asuntos de sostenibilidad a la estrategia global de la compañía. Además, refleja la capacidad de crear valor financiero a largo plazo. Por eso, es el tipo de reporte más utilizado por las compañías del IBEX 35.

EINF. Son las siglas de Estado de Información No Financiera y es obligatorio, según la Ley 11/2018, para todas las empresas que cumplan ciertos requisitos (en general, aplica a las compañías más grandes). El EINF refleja indicadores sociales y ambientales muy concretos, sean materiales o no.

3. Selecciona estándares internacionales

Es fundamental utilizar estándares de reporte internacionales para publicar la información sobre sostenibilidad de tu empresa. Aunque existen varios, el más común es el GRI (Global Reporting Initiative), que tiene la ventaja de tener una trazabilidad aprobada para otros estándares de Naciones Unidas, como el Pacto Mundial o los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

4. Escucha a tus grupos de interés

Antes de empezar tu informe, es muy conveniente que analices las expectativas que los grupos de interés o stakeholders tienen de tu empresa. De ese modo, puedes saber si un tema es esencial para tu materialidad y establecer un diálogo con ellos, que servirá a tu empresa de aprendizaje permanente sobre el entorno social y ambiental que le rodea.

5. Verifica las fuentes y los formatos de los datos

Los datos de información no financiera, que debes integrar en tu reporte, provienen de departamentos muy distintos y tienen formatos diversos. Además, remiten a información cualitativa y cuantitativa.

Es esencial contar con una buena herramienta que permita canalizar, de forma correcta, todos los datos que vas a necesitar.

Por eso, es esencial contar con una buena herramienta que permita canalizar, de forma correcta, todos los datos que vas a necesitar. Mediante herramientas de gestión como Sygris, puedes consolidar tus datos para dar sentido a la información, así como responder a los requerimientos de los auditores.

6. Controla la trazabilidad de la información

A la hora de consolidar la información del reporte, es fundamental anticiparse a los posibles problemas que pueden ocurrir con los datos: qué cambios se hacen, quién los hace, si existen errores o incoherencias, etc. Por tanto, se hace imprescindible contar con una herramienta que nos permita la trazabilidad de los datos.

7. Establece sistemas de control de acceso a los datos

Algunos datos que vas a emplear en el reporte son muy sensibles, como nóminas o información sanitaria. Por eso, es importante tener un sistema riguroso de control de acceso a la información. Así, podrás identificar quién accede a la plataforma, además de verificar la entrada de datos y su posterior salida.

8. Crea un Plan Director para tomar decisiones de negocio

Ahora que tienes tus datos seguros, establece objetivos a través de un Plan Director y diseña acciones concretas para alcanzarlos. Con toda la información de que dispones, podrás concretar iniciativas personalizadas para gestionar tus grupos de interés. Con la herramienta adecuada, podrás tener toda la información en un único cuadro de mando, que te permitirá una fácil visualización de cómo evolucionan las acciones dirigidas a conseguir los objetivos propuestos.

En conclusión, el reporte de la información no financiera requiere de una herramienta eficaz para la gestión de datos. Un programa especializado, como Sygris, ofrece soluciones a medida de acuerdo con tu estrategia, proyectos y acciones. También te ayuda a recopilar tus datos cualitativos y cuantitativos de manera intuitiva, sencilla y rápida. Sin olvidar actualizarlos mediante cuestionarios y recordatorios periódicos.

En Sygris gestionamos los datos de sostenibilidad de tu empresa de forma rápida y sencilla. Más información.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin